Cuando el pan se convierte en algo más que pan...

lunes, 6 de febrero de 2012

Hola a todos!! Lo prometido es deuda!! Dije que sería constante en mis publicaciones y así lo haré!

El tema de hoy va de panes... sí sí... No os habéis dado cuenta que últimamente todas la panaderías se han puesto de acuerdo en reformar sus locales y convertirlos en pequeños comercios, con mucho encanto, que nos trasladan a una estética entre vintage y provenzal con una mezcla muy acertada de industrial.
Hasta no hace mucho, la panadería era una simple tienda puesta sin ningún encanto, casi siempre formando parte de una cadena panadera donde el producto que se vendía era de lo más industrializado, y el pan dejaba de saber a pan de verdad. Hasta tal punto habíamos perdido la cultura del pan, que hasta los grandes supermercados ofrecían pan que ellos mismos horneaban y colocaban como cualquier otro producto en los lineales.



Por suerte parece que estamos volviendo a la cultura del pan. En estas nuevas panaderías puedes tomarte un chocolate caliente en sillas metálicas, donde muchos tipos de panes siempre colocados en cestos siempre preciosos comparten protagonismo con maderas macizas, tejidos rústicos, papeles pintados y lámparas de lo más originales salidas de una época de ensueño. Todo el ambiente ayuda a saborear aún más el placer de comer un buen pan.

Aquí donde yo vivo, en pocos meses han abierto y reformado nada más y nada menos que 4 panaderías siguiendo el mismo patrón estético y la misma filosofía. De todas ellas hay dos que realmente enamoran, y prueba de ello es la gran aceptación que han tenido por toda la gente puesto que a todas horas resulta difícil encontrarlas vacías. Así que desde IDE@s quiero hacer mención especial a ellas.

Esta semana, en este post hablaremos de Crustó, la que tiene una estética más vintage de las dos y nueva incorporación y el lunes que viene hablaremos del Taller de pa Serrajòrdia, lo que toda la vida había sido el Forn de l'Estació y que este verano reformaron y le pusieron este nuevo nombre, en honor a la familia que lo fundó y que Laura, la hija que ha tomado el relevo, ha querido relanzar con esta gran reforma.

Creo que en este caso las imágenes hablarán por si solas, con lo cual no voy a hacer más comentarios. Simplemente una observación... Miman tanto el detalle, que hasta los cuartos de baño son dignos de mención y dan ganas de pasarse horas observando.

Espero que disfrutéis con las fotos tanto como he disfrutado yo haciéndolas.





Todo el mobiliario guarda una misma estética pero está completamente desparejado. El mueble del mostrador es una auténtica joya.


El suelo es un mosaico hidráulico que ayuda a transportarse a épocas pasadas donde el detalle era el protagonista.


Tarros de cristal donde nuestras abuelas podían guardar la harina se convierten de manera aparentemente improvisada en preciosas y delicadas lámparas






Estos bancos son una auténtica maravilla. Una idea a retener en la retina para colocar en algún rincón de relax o incluso en terrazas ahora de cara al verano. Los cojines parecen sacos de harina...




Merece la pena pasarse por el baño y entretenerse leyendo todos los recortes de periódico y revistas de hace muchos años. Una solución barata y original para revestir una pared de manera desenfadada.



El escaparate también está de lo más cuidado. Los utensilios de trabajo que cuelgan de una cuerda me recuerdan a la lámpara que diseñamos el equipo de IDE@s para nuestro espacio de CasaDecor!


Por último os dejo con un par de imágenes que muestran que cuidan la estética hasta en la vajilla que utilizan.


Quisiera agradecer al equipo de Crustó Sant Cugat por dejarme estar todo el tiempo que me ha apetecido haciendo fotos a esta maravilla de local donde os aseguro que pasar la tarde merendando es un gran placer.

Un beso a todos.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos encanta escucharte y conocer tu punto de vista!

 
Madera&Chocolate © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions