Fly me to the moon... TAILANDIA!

lunes, 14 de enero de 2013

Buenos días!!!

hacía ya un tiempo que no veníamos con una entrada especial viajes verdad?? Nuestra amiga y proveedora de viajes Aurora de Especia ha estado fuera indagando más rincones que ofrecer a sus clientes y la hemos tenido un poco desconectada! Bueno, no se lo tenemos en cuenta porque queremos que vosotros nuestros lectores tengáis siempre las mejores y más personalizadas propuestas para vuestro viaje!!
Pero vuelve con un viaje de 10, bueno al menos para mi lo es, puesto que se trata de mi destino de Luna de Miel. Nos lo montó tan bien, que si fuera por mi marido estaríamos allí cada dos por tres!! Siempre dice que si nos tocara la lotería nos íbamos allá a vivir!! Jajajaja! Pero noooo, no os dejaré nunca sin madera&chocolate! Así que ahí va, Aurora y su visión de Tailandia!!!


Me gustaría dedicar el primer post del año a un destino lleno de energía, belleza y misticismo. Lleno de paisajes, colores y sensaciones. Y lleno también de gentes amables, tradiciones ancestrales y cultura milenaria. Punto en el planeta donde se encuentra algunas de las playas más fascinantes del mundo , algunas famosísimas por haber sido escenario en multitud de películas y otras secretas y escondidas donde aún es posible vivir tu propia aventura a lo Robinson Crusoe.
Quiero hablaros del mar de Andamán y sus islas, en Thailandia, ese país del sudeste asiático tan conocido y a la vez tan enigmático aún y que guarda tantísimos secretos.
Phuket, Krabi, Phi Phi, Ko Lanta, Ko Tarutao…. Son nombre que evocan aventura, noches mágicas y baños de sol y mar turquesa. Es difícil imaginar un lugar mejor para perderse y olvidar el ritmo apresurado de nuestras vidas que estos enclaves del mar de Andamán, en el Sur de Thailandia. Durante los siglos XVI y XVII navegaban por sus aguas las naves que comerciaban entre India y China con piedras preciosas, especias y sedas; hoy en día esta costa paradisíaca acoge a viajeros que buscan la armonía de su paisaje y su cultura. 
Las islas de Phuket y Krabi son los dos puntos de referencia en el recorrido por esta zona. Un recorrido muy adecuado sería empezar por Phuket y dirigirse hacia el sur, pasando por la bahía de Phang Nga, las islas Ko Phi Phi y finalmente el Parque Nacional Tarutao.

Phuket, la primera y la auténtica
Phuket es el destino más conocido y explotado turísticamente, pero no por ello deja de ser atractiva y llena de vida para los que buscan unas vacaciones más activas, con vida nocturna y actividades acuáticas de todo tipo. Si se prefiere completa calma e incluso la ilusión de ser el primero que pisar esas arenas blancas, lo más recomendable es ir hacia la costa oeste. Allí se encuentran las playas de Mai Jao y Nai Yang, las dos calas de Karon y el encantador arenal de Pansea y Rawai, cubierta de cocoteros. Sus arrecifes de coral son hogar de multitud de especies tropicales y son una delicia para los aficionados al snorkelling.

Para palpar la vida cotidiana del país es imprescindible darse un paseo por el mercado y visitar el templo budista de Wat Chalong. Un 60% de los thailandeses son budistas y sus templos con llamativos ornamentos dorados salpican todo el país. También abundan los pequeños altares que protegen contra los malos espíritus, donde las gentes dejan rosarios hechos de flor de jazmín, una ofrenda que simboliza la temporalidad de la vida.
Uno de las grandes atracciones de este enclave es recorrer en barca la bahía de Phang Nga, parque nacional marítimo, donde nos deslizaremos suavemente entre masas calizas que emergen dispersas por la bahía, semejante a la Bahía de Halong en Vietnam o El Nido en Filipinas. Navegar entre estos farallones, algunos con nombres tan curiosos como el Elefante o el Perro, es adentrarse en un laberinto de cuevas marinas y manglares, un paraíso de verdes intensos y azules transparentes.
Entre lo más destacado de Phang Nga está la roca Ko Tapu, que apareció en la película de James Bond El hombre de la pistola de oro y que hoy os conocida como la isla de James Bond y la aldea de Panyi, cuyas casas están construidas sobre palafitos y sus habitantes venden gambas y pescados secos a quienes les visitan.
Antes de regresar a Phuket tras esta fantástica excursión es muy bonito ver la puesta de sol desde el barco, navegando hasta el cabo Promthep, el extremo meridional de la isla. La imagen de este cabo es la perfecta postal de palmeras, mar y arena.
La noche es el mejor momento para degustar la rica y variada gastronomía thailandesa. La cocina es refinada y su presentación exquisita. Siempre empieza con una sopa, donde el jengibre, las especias y los fideos de arroz suelen estar presentes, prosigue con arroz hervido o frito, plátano, tallarines, gambas, huevos y todo tipo de pescados, sin olvidar la guindilla que tanto sabor “picante” aporta a los sabrosos platos.
El barco es el mejor medio para trasladarse desde Phuket hacia la costa de Krabi, aunque los escasos 40 Km que las separan también se pueden hacer cómodamente por carretera. Krabi es tan espectacularmente bonito que parece un espejismo. Zona rica en montañas calizas y cuevas marinas, ofrece algunos de los paisajes más grandiosos de todo Thailandia. Perfectas ensenadas, arenas blancas, aguas verde esmeralda y montículos escarpados que arrancan del mar dramáticamente, se ha convertido en destino de un turismo eco-chic y en busca de experiencias, con hotelitos pequeños y de gran encanto, con cenas en la playa a la luz de las velas, pescado fresco y excursiones en barca a islitas cercanas.
En Krabi tampoco hay que perderse la exploración de cuevas, algunas de ellas esconden pequeños templos budistas y tienen en las inmediaciones varios senderos que suben hasta lugares elevados con panorámicas magníficas. Unos kilómetros al oeste de Krabi, la península de Railay es una excelente base para admirar acantilados y cuevas y encontrar playas de ensueño.
El Archipiélago de las Phi Phi
Las islas más famosas del mar de Andamán son las dos Phi-Phi (Don y Leh) y el archipiélago de Lanta. Esta fue una de las zonas más castigadas por el tsunami del 2004.
La isla más pequeña, Leh, está deshabitada, aunque recibe diariamente la visita de los nativos que se dedican a recoger los nidos de golondrina para venderlos a los chinos como una de las delicatesen más apreciadas del planeta. Unos 250 grs de nidos de golondrina pueden venderse por 1000€ en esos mercados asiáticos.
Phi-phi Don, la más grande, cuenta con una buena infraestructura y es uno de los mejores lugares para bucear del país. En especial Hat Yao, próxima a un arrecife coralino. La vegetación en las islas es una mezcla de montes cubiertos de  bosque e inmensas plantaciones de palmeras, que le dan un aspecto frondoso, verde y lujuriante.
De hecho, todas las islas del mar de Andamán están cubiertas por vegetación tropical y sus aguas son de una tonalidad turquesa que pasa del violeta al malva según las horas del día y de la luz. Todo parece aliarse para crear el escenario perfecto: la arena es blanca y muy fina, casi sensual, las palmeras emergen del mar de forma provocadora, el agua del mar es deliciosamente templada y la humedad se nota menos que en otros lugares de Thailandia.
La isla de Ko Lanta, situada a l sur de las Phi-Phi, posee también grandes atractivos y una gran variedad de fauna autóctona. En este archipiélago de 52 islas, algunas totalmente vírgenes, se han encontrado aves extinguidas en otras partes del mundo.
Aunque cada vez hay más hoteles de lujo, aún sigue siendo un paraíso tropical y muy virgen. Las playas occidentales son más suaves y soleadas , en el norte se encuentra un paisaje de manglares y en el interior crecen plantaciones de caucho, anacardo y banano. El extremo sur es un parque nacional marino muy apreciado entre los submarinistas y habitado por mantas raya y tiburones ballena.

La joya de la corona, Ko Tarutao
El viaje por la costa de Andamán tiene otro punto ineludible más, el parque nacional de Ko Tarutao, el mejor conservado de todo el país. Formado por más de 50 islitas, se encuentra muy cerca de la frontera con Malasia. En ella vive el 25% de las especies de peces del mundo. Las rutas por mar o a través de los rios de la selva descubren playas de arena blanca, acantilados vertiginosos, cascadas, fondos coralinos, delfines, ballenas y tortugas.
Este paraíso perdido y aún desconocido por muchos, se convierte para los viajeros más intrépidos como uno de los rincones más codiciados de este magnífico país.










Besitos y hasta mañana!! Hoy a soñar con vuestro próximo destino!!!

2 comentarios:

  1. oops!! no puedo ver las fotos de este post, las otras fotos si...

    ResponderEliminar

Nos encanta escucharte y conocer tu punto de vista!

 
Madera&Chocolate © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions